Saltar al contenido

Pastas Blanqueadoras de Dientes

pastas de dientes blanqueadoras

Una sonrisa brillante es sinónimo de salud y aseo personal, es por ello que las personas buscan tener unos dientes más blancos a través de distintos métodos de blanqueamiento casero, siendo el uso de pastas blanqueadoras uno de los más populares. Sin embargo, no todos los dentífricos de esta categoría funcionan igual ni tienen la misma efectividad. A continuación te recomendaremos las pastas de dientes blanqueadoras más vendidas del mercado y daremos respuesta a las principales dudas sobre este  producto.

Mejores pastas blanqueadoras del mercado. Las más vendidas:

¿Qué son las pastas de dientes blanqueadoras?

Las pastas de dientes blanqueadoras son una mezcla de sustancias químicas utilizadas tanto para la higiene bucal diaria como para retirar las manchas del esmalte dental.

Una de las características básicas de estos dentífricos es su alta concentración de sodio y flúor en su composiciónEl flúor es el elemento más importante, pues tiene la propiedad de unirse a los cristales de hidroxiapatita presentes en el esmalte, formando así cristales de flúorapatita, un compuesto mucho más resistente al medio ácido de la cavidad bucal.

¿Cómo funcionan las pastas blanqueadoras?

Existen dos grandes mecanismos: blanqueamiento por eliminación de manchas y blanqueamiento para prevenir las manchas.

  • Elimina las manchas: Este sistema de blanqueamiento dental actúa por medio de acciones químicas y físicas como la desestabilización de la estructura de las manchas con hexametafosfato de sodio y la exfoliación con diminutos fragmentos de sílice. Dichas acciones trabajan en conjunto para destruir las manchas y exponer una superficie más blanca y pulida. Este método es tan efectivo que muchos productos con efecto blanqueador lo utilizan.
  • Evita la formación de manchas: Para que una pasta dental prevenga las manchas de forma química es necesario que contenga una serie de fosfatos, como el hexametafosfato de sodio o polifosfato y el pirofosfato tetrapotásico. Asimismo, cualquier dentífrico o enjuague bucal con la propiedad de evitar el sarro, también previene las manchas.

¿Son efectivas estas pastas?

Depende de muchos factores. Pero, en líneas generales el buen resultado o no de las pastas dentales blanqueadoras está determinado por:

  • Su sistema de blanqueamiento
  • La frecuencia de uso
  • Los hábitos alimenticios de la persona

Ahora bien, cuando hablamos del “sistema de blanqueamiento” nos referimos al método empleado por el fabricante para conseguir unos dientes más blancos. Gran cantidad de investigaciones concluyeron que las pastas dentales blanqueadoras más efectivas y seguras son aquellas que se valen de la unión de micropartículas exfoliantes con la reacción química de los fosfatos. A diferencia de los dentífricos con peróxido de carbamida o peróxido de hidrógeno, las cuales además de tener una concentración despreciable para surtir efecto, son extremadamente agresivas con el esmalte dental.

Por otro lado, se encuentra la frecuencia de uso y los hábitos alimenticios. De nada vale utilizar una pasta blanqueadora dos o tres veces a la semana, lo ideal es utilizarla una vez al día. Lo mismo pasa con los hábitos, no sirve cepillarnos cien veces si no reducimos la ingesta de café, cola y demás bebidas oscuras.

Nuestra opinión sobre las pastas blanqueadoras dentales

De acuerdo a nuestra experiencia profesional y a diversos estudios  sobre el tema, podemos concluir que las pastas dentales blanqueadoras son productos capaces de ofrecer resultados discretos, nunca comparables con un tratamiento blanqueador efectuado por un experto. Evidentemente si tenemos en cuenta lo que cuesta un blanqueamiento de dientes, este tipo de productos puede compensar, pero no es este factor el único que hay que estudiar.

Puesto que únicamente pueden eliminar la capa superficial de las manchas o tinciones externas de la pieza dental, más no eliminan por completo las coloraciones internas, ni tampoco son lo suficientemente potentes como para variar el color propio del diente. A pesar de todo, su uso controlado ayuda a mantener el color natural, evita la acumulación del sarro, la formación manchas y las tinciones externas.