Saltar al contenido

Cómo Blanquear los Dientes

En este artículo queremos dar respuesta a una de las preguntas más frecuentes en lo que a estética dental se refiere: ¿Cómo puedo blanquear los dientes? Actualmente, existe la posibilidad de blanquear los dientes de tres formas diferentes:

  • Usando productos naturales.
  • Con kits blanqueadores profesionales de marcas reconocidas.
  • Acudiendo a una clínica dental y sometiéndote a un tratamiento de blanqueamiento dental.

Pasemos a hablar de cada una de estas posiciones. ¡Seguimos! 🙂

Blanquear los dientes con productos naturales o caseros

Existen multitud de sustancias naturales que ayudan a blanquear los dientes, pero hay que tener en cuenta algo muy importante, que sean remedios naturales no implican que sean seguros. Muchos buscan como blanquear los dientes en un día, esto es algo que no es posible, y mucho menos con estos remedios caseros. Aunque algunos de estos remedios funcionen a corto plazo, es muy posible que si se abusa de ellos, a la larga ocasionen daños (a veces incluso irreversibles). Tener una buena salud dental y cuidar de la higiene es fundamental para el éxito de los métodos naturales. Si crees que tienes algún problema dental sería importante acudir a un dentista antes de usar estos métodos.

A continuación vamos a hablar de los remedios naturales más conocidos:

⭐ Carbón Activo

Este producto se ha puesto muy de moda como remedio para blanquear los dientes, ya que es uno de los productos más fáciles de aplicar y menos costosos para blanquear de manera natural.

Funciona muy bien como antioxidante eliminando todas las toxinas y eliminando las manchas superficiales que dejan el té y otros alimentos. Cepillarse los dientes con carbón activo puede llegar a blanquear los dientes hasta 3 todos.

¿Cómo se usa?

Machaca una tableta de carbón en polvo, sumerge el cepillo de dientes mojado y limpio y cepilla los dientes como si lo hicieras con pasta dentífrica. Una vez se haya acabado el cepillado enjuaga bien la boca.

Precauciones

No abuses de este método, el carbón activo es un material abrasivo por que si se usa con demasiada frecuencia puede llegar a dañar el esmalte de tus dientes.

Mejores productos con carbón activo:

⭐ Leche en polvo y pasta de dientes

Los prodcutos lacteos, especialmete la leche, mejoran significativamente la salud de tus dientes. Esto se debe a que la leche contiene fósforo u calcio que promueven la remineralización del esmalte dental.

Para aprovchas estos beneficicios puedes hacer uso de más productos lacteos en los dientes o cepillarte con leche en polvo. Es posible combinarlo con la pasta dental para un efecto aún mejor. Si haces esto una o dos veces a la semana pueden verse efectos más bancos en los dientes.

⭐ Bicarbonato de Sodio y Zumo de limón

bicarbonato e sodio y limon para blanquear los dientes

¿Te preguntas cómo blanquear los dientes con Bicarbonato de Sodio y Zumo de limón? El bicarbonato de sodio tiene gran efectividad en la eliminación de las manchas superficiales de los dientes. Por otra parte el limón contiene vitamina C, que es conocida por su efecto blanqueante, además de tener propiedades antibacterianas que matan los microorganismos que viven en la boca.

La forma correcta de combinar estos dos ingredientes sería poner una pizca de bicarbonato de sodio sobre un cepillo de dientes y luego agregar algunas gotas de zumo de limón.

Precauciones:

No se debe usar este método más de una vez por semana. De esta mezcla surge una material altamente abrasivo por lo que si se usa de manera descontrolada puede causar graves daños.

⭐ Blanquear los dientes con Agua Oxigenada

El peróxido de hidrógeno también conocido como agua oxigenada es básicamente un agente blanqueador. Pero antes de usar peróxido de hidrógeno asegúrate de que tus dientes no sean demasiado sensibles.

Para usarlo basta con sumergir un bastoncillo de algodón en agua oxigenada y frótalo suavemente en tus dientes.

Existen mucho productos que también vienen provistos de peróxido de hidrógeno, es el caso de los geles o las tiras blanqueadoras. Estos producto, al venir ya preparados de fabrica tienen los niveles de peróxido más controlados por lo que su uso (siempre que se siga las intrusiones de manera fiel) es más seguro.

Precauciones

Es una técnica arriesgada que tiene muchas posibilidades de dañar el esmalte dental. No recomendada para uso frecuente.

⭐ Vinagre de Manzana y agua

El vinagre de manzana es un poderoso agente que quita manchas de la boca y desinfecta matando todas las bacterias de la boca. Para usarlo hay que diluir la mitad de una cucharada pequeña de vinagre de manzana en un vaso de agua y usa este enjuague casero todas las mañanas antes de cepillar los dientes. El agua neutraliza la acidez de vinagre por lo que no hay problemas con el uso diario.

Otra opción es la de frotar los dientes directamente con el vinagre, dejar actuar durante 5 minutos y después enjuagar bien la boca.  Esta otra opción solo se puede hacer una vez  a la semana ya que es más peligrosa y puede dañar el esmalte de dientes.

⭐ Fresas

Ademas de ser sabrosas y saludables, las fresas también pueden servir par blanquear los dientes. Esto es posible gracias a la acidez de la fresa. La forma más fácil coger una fresa madura y machacarla con una cuchara. Una vez hecho esto cepilla los dientes con el resultado durante unos minutos para eliminar las manchas amarillas. Una buena medida es hacer esto una vez al mes.

Este método se hace más efectivo si a la fresa machacada se añade media cucharada pequeña de bicarbonato de sodio, cepillar los dientes y dejar la mezcla durante cinco minutos. Pasados los cinco minutos hay que enjuagar bien la boca.

🚨 Advertencia

Como puedes ver existen muchos métodos para blanquear los dientes con sustancias naturales, pero a su vez, hay que tomar muchas precauciones ya que estos métodos pueden dañar seriamente la salud de tu boca.

Desde Denta10 no recomendamos el uso de estos métodos caseros por el peligro que pueden suponer y por que los resultados no están garantizados.

Si quieres blanquear los dientes de manera segura te recomendamos que uses productos de blanqueamiento profesionales o que acudas a tu dentista para un tratamiento en clínica.